Se tiene identificado a asesino de Director del INPE en Trujillo

Siguen las sospechas en torno al asesinato del director de la cárcel, Jorge Izquierdo Quijano. A la misteriosa desaparición del casquillo de la bala que acabó con su vida, se suma ahora la inexplicable actitud de los agentes que estuvieron con él cuando el sicario le disparó a quemarropa, al interior del restaurante “Puerto Escondido”.

Como testigos del execrable hecho, debieron presentarse a la Policía para que digan todo cuanto saben y vieron aquella tarde funesta, sin embargo, de 11, solo dos han acudido a la citación. Los demás, al parecer, han decidido no colaborar.

Así lo reveló el jefe de la III Dirtepol, coronel Róger Torres Mendoza, quien precisó además que cada uno de ellos ha sido debidamente notificado.

“Cumplo con indicar que nos faltan declaraciones, nos falta mayor apoyo de parte del INPE Trujillo, como el que se presenten todos los que estuvieron en el lugar; solo se han presentado dos y queremos esclarecer bien los hechos. Aún no se determina muy bien el móvil del hecho, la forma, las circunstancias en que se ha ejecutado el crimen, y se requiere que declaren todos (…) se les ha notificado, hemos llamado, he hablado con Pérez Guadalupe, él les ha dicho que se presenten, pero hasta hoy no lo hacen. Esto preocupa, y de seguir así, se tendrá que actuar de acuerdo con la ley, el fiscal va a tener que disponer su presencia de grado o fuerza”, sostuvo.

Dijo también que ya se ha identificado al presunto autor material del crimen, es decir, al sicario que se encargó de dispararle a Izquierdo Quijano. Se trata de un delincuente de entre 20 y 25 años que ya ha estado preso por homicidio.

La identificación de este criminal ha sido posible gracias al testimonio de las dos únicas personas que han declarado. En base a ello se elaboró un identikit. “Conocemos su domicilio y todo, sabemos quién es”, señaló Torres.

Lo único que falta, por ahora, es que los demás agentes del INPE se apersonen al Departamento de Investigación Criminal Norte, en La Esperanza, para que rindan su manifestación.

“Solo de esa forma podremos atar los cabos sueltos e intervenir a los sospechosos; debemos actuar según lo normado en el Código Penal: ellos (los agentes) deben declarar fehacientemente, dar su versión. Luego juntaremos lo que ya tenemos y procederemos al operativo para arrestar a los incriminados”, añadió el coronel.

 

GRUPO ESPECIAL

Por otra parte, Torres Mendoza informó que ha venido un grupo especial de Lima para sumarse a la investigación. Este grupo está encabezado por un comandante e integrado por un capitán, un alférez y cinco suboficiales.

En cuanto a los móviles del asesinato, dijo que la hipótesis más cercana es que a Izquierdo Quijano lo han mandado matar desde dentro de la cárcel de El Milagro. Hay una hipótesis más que apunta a otro centro penitenciario, pero la primera es, al parecer, la más próxima a la verdad. Sin embargo, la única manera de saber qué hay detrás de todos, es que los agentes digan lo que saben.

“Imagino que como es la primera vez que son notificados para declarar, quizá sienten temor, pero la cosa aquí es saber qué ha pasado, cuál ha sido la actitud que ellos tomaron luego del crimen y el procedimiento que ejecutaron, porque el que un delincuente haya entrado a un lugar lleno de gente y haya hecho un solo disparo, pues genera dudas. Además nuestra preocupación principal es el proyectil, que no encontramos hasta ahora”, puntualizó.

Por último, dijo: “Ellos deben identificar al presunto autor, que por cierto ha entrado con el rostro descubierto, sin pasamontañas. No podemos dejar que el tiempo pase. Ya se les ha notificado una vez; según la ley, puede notificárseles hasta tres veces, pero ellos deben esclarecer lo sucedido; es un hecho que les afecta, no deberían esperar la notificación, deberían presentarse voluntariamente y testificar”.

Vale recordar que a Jorge Izquierdo Quijano lo asesinaron el último viernes en el restaurante Puerto Escondido, a una cuadra de la cárcel de El Milagro. Cuando el sicario le disparó, Izquierdo estaba acompañado de 11 agentes del INPE. Horas antes había dirigido una requisa, en la que incautó 30 celulares a presos de alta peligrosidad. SATELITE

Comentarios