Asesinan a tres personas en Puerto Malabrigo

Asesinan a tres personas en Puerto Malabrigo.

Un infierno fue lo que se vivió este último lunes en Puerto Malabrigo, donde dos sicarios acabaron con la vida de tres personas, entre ellas dos hermanos, al interior de una concurrida cantina. El salvaje hecho se produjo a las 7:30 p.m. cuando las víctimas bebían cerveza, sin sospechar, claro, que habían sido puestas en la mira.

Por lo que ha informado la Policía, el escenario fue la calle Libertad. Los homicidas, a decir de los testigos, aparecieron en una moto lineal, y con el dedo sobre el gatillo de sus armas, se acercaron a la mesa donde los agraviados ingerían la bebida. Hasta ese momento, había sido una noche tranquila para los amigos, pero el destino ya estaba trazado para ellos. De ahí no saldrían vivos.

Al estar a escasos centímetros, los criminales abrieron fuego. Dispararon como locos, dispararon sin importarles que dentro del bar había más personas, gente que nada tenía que ver con el pleito que causó tan cruel matanza. Una de ellas fue una niña de 9 años, a quien una bala perdida le impactó en el pie.

 TENEBROSO PANORAMA

En cuanto a los hermanos, identificados como Diego y Hilmer Vásquez Chunque, de 48 y 33 años, recibieron más de cinco balazos cada uno; y el amigo de ambos, cuyo nombre era Francisco Raúl Torres Chacón (25), una cifra similar.

Los tres fallecieron en el acto. Como es lógico, lo ocurrido desató un griterío en los vecinos, quienes luego de escuchar los disparos, salieron de sus casas y se encontraron con la infernal escena.

Luego que los sicarios se marcharon del lugar, la niña fue llevada al hospital Regional de Trujillo, y los cadáveres, por otra parte, a la morgue de Ascope, aunque antes de ello, en la escena del crimen, los deudos protagonizaron desgarradores escenas de dolor. Estos gritaron desesperados al ver sin vida a sus parientes.

Sobre los móviles, la Policía maneja el caso como un ajuste de cuentas. El modo en que fueron ejecutadas las tres personas revela que los sicarios buscaban acabar con ellas a toda costa, como si alguien les hubiese pagado para ello. No obstante, más allá de eso, no se maneja una hipótesis concreta. Tampoco se ha precisado si los fallecidos integraban alguna banda.

Tras enterarse del triple crimen, la alcaldesa de Rázuri, Lupe León Flores, instó a la Fiscalía a que actúe de oficio para dar con los homicidas. Asimismo, pidió un drástico castigo para ellos.

La identidad de los sicarios es, por ahora, una incógnita; lo único que se sabe, por ahora, es que huyeron con dirección a Paiján. (Redacción: Satelite)

 

Comentarios