El lunes 27 se dará el fallo de la Corte de La Haya

El lunes 27, a las 9 de la mañana (hora peruana) se iniciará el fin de un proceso de delimitación marítima que llegó a la Corte en el 2008, pero que desde 1986 el Perú intentó solucionar.

Cuando el juez Peter Tomka haga su ingreso al Gran Salón de Justicia del Palacio de la Paz, acompañado de los otros 14 magistrados y los dos juez ad hoc, todas las miradas, al menos, las de Chile y Perú, estarán puestas en lo que vaya a leer minutos después.

Este lunes 27 de enero, a las 3 de la tarde (hora en La Haya), 9 de la mañana (hora peruana) y 11 de la mañana (hora chilena), llegará el fin de una controversia de delimitación marítima que empezó en la Corte Internacional de Justicia, en el 2008, pero que desde 1986, el Perú intentó resolverlo con negociaciones pacíficas, a las que el país sureño se negó.

HORA CERO

Frente a los magistrados, estarán los equipos jurídicos de ambos países. A la derecha de los jueces, estarán el agente de Chile, Alberto van Klaveren, los coagentes María Teresa Infante y Juan Martabit y los juristas.

A la mano izquierda del presidente Tomka, estarán el agente del Perú, Allan Wagner, los coagentes José Antonio García Belaunde y Jorge Chávez, y los juristas.

Luego del saludo diplomático, un silencio sepulcral dará aviso al eslovaco Tomka para que inicie la tan esperada lectura de sentencia que no tiene una duración oficial, pero que –según lo visto anteriormente – podría demorar una hora en promedio.

El texto de la sentencia oficial tiene más de 100 páginas, teniendo en cuenta que no solo se redacta las conclusiones a las que llegaron los magistrados, sino también se deja por escrito lo que ambos países han expuesto a lo largo del proceso, ya sea en la fase escrita u oral.

Debido a ello, lo que el presidente de la Corte Internacional de Justicia leerá será un resumen de la sentencia. Tomka iniciará la lectura de este documento, en inglés, con un extracto de los hechos y argumentos de las dos partes.

Luego de este resumen con la posición de las dos partes, el magistrado pasará a leer los fundamentos que ha llevado a la Corte a decidir. Este punto es importante, porque se enumerarán los racionamientos con los que los jueces establecieron su sentencia.

Finalmente, Tomka leerá las conclusiones a las que llegó la Corte, es decir, la decisión final de la mayoría, aunque esta puede ser unánime. En caso que existan opiniones disidentes, se dará a conocer los nombres los jueces que votaron en contra y a favor.

El documento con la sentencia fina del tribunal internacional será remitido a la Oficina de Información Pública de las Naciones Unidas. En tanto, integrantes de la Corte informarán personalmente al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, del veredicto acordado.
LA ESPERA PRESIDENCIAL

Mientras que en el Palacio de la Paz de La Haya, los equipos jurídicos de los dos países reciben el fallo; desde Lima y Santiago de Chile, los jefes de Estado de las dos naciones aguardarán el veredicto final del tribunal internacional.

En Palacio de Gobierno, el mandatario Ollanta Humala estará en un ambiente de su despacho presidencial, acompañado del titular de la Presidencia del Consejo de Ministros, César Villanueva, y la ministra de Relaciones Exteriores, Eda Rivas.  Solo ellos dos estarán con el presidente de la República. Sin embargo, se sumaría un integrante de la Cancillería para dar alcances sobre la lectura.

Los otros integrantes del gabinete ministerial han sido convocados a la sede del Poder Ejecutivo, para escuchar el fallo en el salón del Consejo de Ministros, pero no estarán solos, los acompañarán parte del equipo jurídico que se quedó en Lima.

En otros lugares de la Casa de Pizarro, se han habilitado ambientes para otras autoridades del Estado, líderes políticos y periodistas, a fin que todos sigan la transmisión de la lectura de la sentencia.

En tanto, en Palacio de la Moneda, el presidente Sebastián Piñera recibirá el fallo, acompañado del ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, el secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet, y la vocera del Gobierno, Cecilia Pérez.

LUEGO DEL FALLO

Luego de emitirse el veredicto, los agentes de los países darán un breve mensaje protocolar, en las escaleras del Palacio de la Paz, a los periodistas de ambos países que han llegado hasta la ciudad holandesa. Sin embargo, estas declaraciones serán diplomáticas, sin ningún tipo de interpretación del fallo, sino más bien de agradecimiento hacia la Corte.

Mientras la diplomacia hará gala en La Haya, en Perú, el presidente Ollanta Humala, además de los ministros, se reunirá, de inmediato, con el equipo jurídico que se quedó en Lima para analizar el contenido de la sentencia.

Además, el jefe de Estado tendrá una comunicación virtual con el agente Allan Wagner, los coagentes y los otros integrantes de la delegación peruana. Ningún elemento debe quedar fuera para la redacción de su mensaje a la Nación. Por ello, será importante escuchar a todos y tener una visión panorámica de la situación. Son pocos minutos los que tendrá el primer mandatario, antes de recibir la ‘llamada’.

Similar trabajo le aguarda a Piñera Echenique, quien se comunicará con su equipo jurídico que está en La Haya y con el resto que se quedó en Santiago. El mandatario chileno ha sido claro en señalar que su tarea es darle una explicación al país, por eso, escuchará a todos.

Sin embargo, ese no es la única labor que tendrá el presidente sureño. Hace unos días, adelantó que, apenas tenga un panorama claro de la sentencia, comunicará con la mandataria electa, Michelle Bachelet, a fin de uniformizar el mensaje hacia la población.

Además de esta llamada, Piñera también tendrá una comunicación telefónica con el presidente Ollanta Humala. ¿El motivo? Evitar discursos triunfalistas de cualquiera de las dos partes, sea cual el resultado del veredicto

Es así que, alrededor de la 1 de la tarde (hora peruana), los dos presidentes emitirán un mensaje a la Nación, en el que, además de ratificar su compromiso de ejecutar el fallo, darán alcances sobre el mismo y explicarán al país los cambios o consecuencias que esto implica. El mensaje tiene que dejar de lado los tecnicismos, con un lenguaje claro que el ciudadano entienda. (Redacción: La Republica)

Comentarios