Comunicado de la administración JUCHICAMA

El día 24 del presente, aproximadamente a las 4:00 pm se realizó en el local de la JUCHICAMA, la Sesión Extraordinaria que tuvo como punto de agenda: “Analizar solicitud de dotación de agua para áreas de permiso en el valle Chicama”, asimismo, se invitó a participar de dicha Sesión al Ing. José Burga, Administrador Local del Agua Chicama, y su asesor, Ing. Celso García, como autoridades administrativas competentes en la materia, para brindar garantía de legalidad y corrección técnica de los acuerdos a tomarse.

Luego de la exposición técnica del Ing. Panta, Gerente de la JUCHICAMA, con el aval brindado por la Autoridad Nacional del Agua, quedó claro que:

Que el agua se otorga de acuerdo con un régimen de derechos de uso de agua establecido en la Ley de Recursos Hídricos, a cada unidad catastral
Que, los derechos de uso de agua que hay en relación con el Valle Chicama son las licencias (que implican el derecho a un suministro permanente de agua) y los permisos (que implican el suministro excepcional de agua, en condiciones de superávit hídrico, es decir, con el excedente del agua que queda una vez que es cubierto el suministro a los usuarios que cuentan con licencias).
Que la necesidad de las áreas de licencia del valle Chicama superaba los 24 m3 de agua por segundo, siendo que a la fecha el río únicamente descarga 17 m3 de agua por segundo; es decir, ni siquiera alcanza a cubrir el suministro de las áreas con licencia.

En consecuencia, se llegó a la conclusión de que no es posible beneficiar a agricultores que cuentan cultivos estacionales en áreas de permiso, que son aproximadamente el 20% de agricultores del Valle de Chicama, a costa de PERJUDICAR AL RESTANTE 80% DE AGRICULTORES DEL VALLE CHICAMA, que son los que cuentan con licencia  y los cuales son más de 4,000 en total. Esto debido a que, ante el déficit del Río Chicama, para otorgar agua a quienes cuentan con permiso, necesariamente habría que quitársela a quienes cuentan con licencia.

Sin embargo, y pese a que el caudal actual del río es absolutamente insuficiente, el Consejo Directivo, en consideración a la repercusión social que tendría para los agricultores que han sembrado cultivos estacionales en áreas de permiso EN EL PERIODO PLANIFICADO, acordó por mayoría, incluso en contra de lo establecido en la normativa sobre la materia que, a manera de liberalidad  se separará 01 m3 de agua por segundo del caudal del río Chicama para que de manera exclusiva se otorgue por 15 días a las áreas de permiso en las que se han sembrado cultivos estacionales EN EL PERIODO PLANIFICADO.
Es bien sabido que el valle Chicama es deficitario en agua, razón por la cual es imprescindible tomar las previsiones correspondientes, ajustándose a los planes de cultivo existentes, para evitar contratiempos como el que se ha presentado en esta oportunidad.

Ahora bien, si existen planes de cultivo diseñados para evitar conflictos con el agua, cabe preguntarse, ¿de quién es la responsabilidad de que ahora haya un grupo de agricultores que no cuentan con agua para llevar a término sus cultivos? La responsabilidad es de quienes DESINFORMAN a los agricultores, propiciando que siembren haciendo caso omiso a los planes de cultivo existentes y creando necesidades que de otro modo no existirían. Son estas personas las que deben responder a los agricultores que cuentan con permisos por la falta de agua por la que ahora atraviesan.

Sin embargo, estas personas que únicamente buscan conseguir réditos políticos lucrando con las necesidades de nuestros agricultores, en lugar de asumir su responsabilidad han decidido tomar el camino más fácil, propiciando el CHANTAJE SOCIAL a los operadores y autoridades de agua.
Este chantaje social que viene poniéndose en práctica es una actitud repudiable mediante la que se pretende perjudicar a más de 4000 agricultores del valle Chicama, recortándoles un agua que por derecho les corresponde.

Debe repudiarse también la actitud de directivos irresponsables como el Presidente de la Comisión de Usuarios de Ascope, Sr. Julio Miyamoto, quien a pesar de la decisión equitativa tomada por el Consejo Directivo de la JUCHICAMA, azuzó a los agricultores presentes en el exterior de la JUCHICAMA, propiciando acciones de violencia, amenaza y agresión en contra de los funcionarios de la Autoridad Local de Agua y de los directivos de la JUCHICAMA, quienes se disponían a retirarse del local luego de haber sesionado, impidiéndoles la salida con la intención de coaccionarlos nuevamente a otórgales 3m3 de agua, tal como lo hicieran dos semanas atrás, cuando mediante coacción y amenazas OBLIGARON al Presidente y Gerente General de la JUCHICAMA a otorgarles una dotación  de 3m3, en desmedro de los más de 4,000 agricultores que sufrieron un recorte en sus dotaciones para cubrir esta cuota.

Rechazamos profundamente todas las actitudes de irresponsabilidad, desinformación, violencia y chantaje social e instamos a los agricultores de la zona de Ascope a tomar conciencia de la realidad hídrica que atraviesa el valle Chicama, la cual perjudica a TODOS los agricultores, dado que es imposible dar lo que no se tiene.

JUCHICAMA

Comentarios