Trujillo: Mas de 20 niños heridos en volcadura de microbús

Comida Mexicana y Pizzas en Casa Grande, Pachitea 13 - Delivery: 920071975
Con los uniformes manchados de sangre, los rostros empapados de lágrimas, dolor en todo el cuerpo, cortes en los brazos y piernas, terminaron más de 20 escolares al volcarse el microbús en el que viajaban a consecuencia de la imprudencia y la velocidad.

La emergencia ocurrió en el cruce formado por las calles Mayta Cápac y Túpac Yupanqui del sector Río Seco de El Porvenir cuando las agujas del reloj marcaban las 7 de la mañana y muchos niños, varios de los cuales estaban con sus madres, iban a sus colegios.

Proveniente de la parte alta de El Porvenir bajaba el microbús de la empresa La Libertad S.A. de placa VG 4038 Nº 77 que, según los testigos y los propios pasajeros, venía a velocidad y repleto de pasajeros, algunos de los cuales iban incluso en los estribos.

Cuando avanzaba por la calle Mayta Cápac, el microbús chocó contra la mototaxi 1560 5M que Juan Carranza Morales (28) sacaba de la cochera. “El microbús por poco me lleva, venía a mucha velocidad, sólo me he golpeado en la cabeza”, denunció.

Tras la colisión, el microbús avanzó tambaleante sin que su chofer Justo Flores Blas (30) pudiera controlarlo. Avanzó poco más de una cuadra y se volcó desatando los gritos de terror de los pasajeros.

Varias unidades de Serenazgo llegaron al punto de la emergencia y socorrieron a los heridos, en su mayoría escolares que lloraban sin consuelo. Con la llegada de los bomberos fueron trasladados al hospital Belén. Otro grupo de heridos fue llevado al policlínico de El Porvenir y luego derivados a la Clínica Santa Ana.

“La culpa de todo lo tuvo ese mototaxista, él quería dar vuelta en U, le toque el claxon y no hizo caso por eso no pude evitar el choque. Mis documentos están en regla. Es cierto, habían pasajeros parados”, indicó Justo Flores quien fue detenido por la policía para ser sometido a los exámenes toxicológicos.

Sin embargo, algunos de los niños heridos denunciaron que el microbús venía lleno y que le pidieron al chofer que ya no suba más pasajeros. “Siempre nos tratan así, nos meten como sardinas y nos obligan a bajar al vuelo. Alguien debería hacer algo”, dijo una de las niñas heridas de 12 años. Satelite

Comentarios