Paiján: Mujer lideraba banda de extorsionadores

Paiján: Mujer lideraba banda de extorsionadores

LA CABECILLA

Agentes del Escuadrón de Emergencias de Paiján arrestaron ayer a una mujer acusada de comandar a ‘Los Nureña’, la desalmada banda criminal que ha hecho de la extorsión, el sicariato y la invasión de terrenos una forma de vida, un negocio rentable basado en la intimidación y el asesinato selectivo. Se trata de María Teresa Nureña Palma (35), ‘La Coja’, a quien las fuerzas del orden aprehendieron cuando intentaba refugiarse en un colegio, luego de una intensa persecución.

La captura de ‘La Coja’ se produjo a las 9:45 a.m., en el sector San Salvador, cerca de donde el último jueves dos sicarios asesinaron a balazos al comerciante Ronald Pedro Valerio Matos. Es más, según la policía, habría sido ella quien ordenó el cruel crimen.

Los agentes sorprendieron a Nureña durante un patrullaje de rutina. Estaba en una mototaxi, y al ver a los uniformados, bajó presurosa para escapar, incluso trató de ocultarse en el colegio José Félix Black, no obstante, fue alcanzada y reducida.

Al ingresar el nombre de Nureña Palma en el sistema de requisitoriados, los suboficiales constataron que el Juzgado Unipersonal de Ascope había ordenado el arresto de la mujer por el delito de coacción, por ello fue puesta a disposición de las autoridades judiciales.

BANDA DE PELIGRO

De acuerdo con información oficial, Nureña Palma era la actual cabecilla de la banda que formaron sus hermanos y que bautizaron con el apellido paterno: ‘Los Nureña’. A modo de historia, uno de ellos, de nombre Henry, murió luego de recibir un balazo en la cabeza durante un enfrentamiento con la policía, la noche del 7 de junio del 2005. El caso tuvo resonancia nacional porque el autor del disparo fue el entonces comisario de Paiján, mayor (r) Marcial Ortiz Sánchez, y porque el juicio entablado por la familia contra el oficial se prolongó por años, hasta que el Poder Judicial concluyó, finalmente, que este había actuado en defensa propia.

Años más tarde, en junio del 2010, otro hermano de ‘La Coja’, de nombre Franklin, asesinó de tres tiros al presidente regional de Áncash de la época, José Luis Sánchez Milla. El crimen ocurrió en horas de la noche, en la Vía de Evitamiento (Buenos Aires). De acuerdo con nuestros informes de la fecha, Sánchez regresaba de Chiclayo en su camioneta cuando las llantas reventaron por una aleta de tiburón que había sido puesta sobre el asfalto. Al bajarse para cambiar el neumático, la autoridad regional y sus acompañantes fueron encañonados por Nureña y sus cómplices. Lo que ocurrió después fue totalmente inhumano: los criminales apartaron a Sánchez del grupo y lo obligaron a sentarse a un lado de la carretera y a poner las manos sobre la cabeza. De pronto uno de ellos le disparó en la pierna y le preguntó por el arma (al parecer creían que ocultaba una pistola). Sánchez no supo qué responder. Entonces otro individuo se encargó de ultimarlo.

QUÉ TAL FAMILIA

Un mes antes del asesinato de Sánchez Milla, otros dos hermanos de ‘La Coja’, Juan Guillermo (37) y Miguel Antonio (38), fueron arrestados por la policía tras el frustrado asalto a un camión cargado con 20 toneladas de arroz, en Lambayeque. El tiroteo entre los criminales y las fuerzas del orden acabó con un delincuente muerto.

Por último, en noviembre del 2011, Carlos Wilfredo Nureña Palma (28), quien entonces comandaba a la banda, fue torturado y asesinado de cinco balazos. El cadáver de Carlos Wilfredo fue abandonado por los homicidas en el kilómetro 3 de la carretera que une Pacasmayo con Jequetepeque. La policía atribuyó el asesinato a un severo ajuste de cuentas entre bandas.

CON LA MISMA TIJERA

Los antecedentes de ‘La Coja’ y su familia son bastante conocidos en Paiján. Tras el arresto de varios de sus hermanos (y del asesinato del tal Carlos), esta mujer asumió las riendas de la banda, y al parecer ha comandado a sus secuaces tan ferozmente como ellos, a tal punto que la policía le atribuye la ejecución de distintos delitos, como la extorsión, el asesinato a sueldo y la invasión de terrenos. Este último delito precisamente habría sido la causa por la que, según las autoridades, habría mandado matar al comerciante Ronald Pedro Valerio Matos, el último jueves.

En nuestra edición de ese día, informamos (basándonos en datos oficiales) que Valerio fue acribillado por dos sicarios que lo sorprendieron cuando conversaba con un amigo cerca de su casa. Ahora se sabe, al fin, que ‘La Coja’ buscaba apropiarse de un terreno de Valerio, y para ello habría decidido acabar con él. El caso es todavía investigado por la policía; lo que sí es una certeza es que la mujer amenazó a los efectivos que la arrestaron. Según dijo, los denunciará ante instancias superiores. (Satelite)

Comentarios