Sindicato de Casa Grande se manifiesta por las calles de Trujillo

Sindicato de Casa Grande se manifiesta por las calles de Trujillo

Un grupo de trabajadores de la azucarera Casa Grande acompañados de sus dirigentes sindicales, abogados y familiares llegaron hasta la Casa de Gobierno en Trujillo para pedir la intervención del gobernador regional César Acuña Peralta, en los problemas laborales que comete la empresa contra sus trabajadores.

Al menos un centenar de personas marcharon por las calles gritando, a voz en cuello, los abusos y la corrupción de autoridades en la administración de justicia laboral.

Según el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Casa Grande, Armengol Saucedo Castillo, existen más de 50 servidores víctimas de despidos arbitrarios, al mismo tiempo que los funcionarios de la azucarera continúan hostilizando a los trabajadores para obligarlos a renunciar.
“Nunca antes hemos vivido una situación tan complicada. Nos hemos percatado que la empresa quiere despedir a todo el personal estable, a fin de operar solo con personal contratado”, expresó el dirigente.

Respecto a su despido sostiene que efectivamente tiene una sentencia por un delito doloso, pero que ésta no se encuentra firme, debido a que se encuentra en apelación.

También reveló que sigue una denuncia contra la azucarera  por evasión tributaria, porque detectaron que la empresa Casa Grande embolsaba azúcar rubia en bolsas con el logotipo de Agroindustrial Cartavio, teniendo en cuenta que son dos empresa distintas. Es más, señaló que se daban el lujo de tributar en Lima.

Expresó su malestar por la indiferencia de la mayoría de congresistas liberteños, quienes no acudieron a la convocatoria formulada por el sindicato. El único que se identificó fue Roberto Angulo Álvarez.

Por su parte, el abogado del sindicato Greco Quiroz Díaz manifestó que la empresa comete una serie de atropellos contra los trabajadores. Por eso, pedimos que el gobernador regional Acuña Peralta intervenga en defensa de los trabajadores, tal como fue su ofrecimiento en algún momento.

Lamentó la inasistencia del alcalde provincial de Ascope, Samuel Leyva López; el distrital de Casa Grande, Pascual Bueno Santillán y el consejero por la provincia de Ascope, Julio Miyamoto Saito, todos de Alianza para el Progreso.

Explicó que la Gerencia Regional de Trabajo solo tendrá competencia fiscalizadora en micro y pequeñas empresas, mientras que la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) es el ente que fiscaliza a la mediana y gran empresa en el país.

Pero la cruda realidad –dice Quiroz Díaz– es que la Sunafil, encargada de fiscalizar Casa Grande, tiene solo un fiscalizador para intervenir a todas las empresas de La Libertad. “Si no hay personal ni presupuesto es imposible la intervención a Casa Grande”, enfatizó el abogado. Fuente: La Industria
 

Comentarios