Rázuri: De 2 balazos asesinan a mototaxista

Por ahora hay dos versiones que pretenden explicar el cruel asesinato de José David Cortés Cachi, el desafortunado muchacho de 20 años a quien un delincuente le metió dos balazos a quemarropa (uno de ellos en la cabeza) antes de desaparecer con la mototaxi que solía conducir a diario. La primera de ellas apunta al robo del vehículo precisamente, el mismo que, hasta el cierre de edición, no era ubicado aún por la policía. La segunda apunta a un presunto ajuste de cuentas, una venganza extrema que acabó costándole la vida.

La familia, como es obvio, se inclina por la primera. Al respecto, Dina Cortés, hermana del fallecido, descartó que este haya estado involucrado en actos ilícitos o que haya formado parte de alguna banda; además, explicó que la moto que se llevaron los delincuentes era nueva.

"(José David) era una persona honesta, trabajadora, nunca se metía problemas, no entiendo por qué tuvieron que dispararle. Él solo buscaba salir adelante y para ello  compró hace apenas tres meses la mototaxi, le costó 4600 soles. Antes usaba una que era vieja y que se la compró a un tío, pero la vendió para adquirir la nueva", dijo.

El asesinato, según informó la policía, se habría producido entre las 3 y las 4 de la tarde, pero el cadáver fue hallado recién a las 8:30 p.m., cerca de unos campos de maíz en La Mensajera, sector agrícola ubicado a 15 minutos de Paiján. La zona es poco transitada y solo hay algunas casas dispersas a 100 metros, por eso nadie lo vio sino hasta que se hizo ya de noche. Algunos lugareños les informaron a los detectives que los disparos se escucharon por la tarde, por eso cuando el personal de la comisaría de Rázuri llegó por fin a la escena, tras recibir la alerta, el cadáver estaba ya rígido.

"Además, la sangre estaba seca, modo que el cuerpo estuvo ahí unas cuatro horas", comentó uno de los agentes.



ROBO O AJUSTE

Cuando los uniformados revisaron el cuerpo de Cortés, este aún conservaba, amarrado a la cintura, el canguro en el que solía guardar sus bienes. Estaban ahí, por ejemplo, su billetera con los 40 soles que había recaudado durante el día, su DNI, su licencia de conducir, una tarjeta del BCP y el recibo por la reciente compra de la mototaxi.

Lo único que se llevaron los delincuentes fue –repetimos– el vehículo, por ello la primera hipótesis apunta al robo, aunque, como ya mencionamos, hay otra que la policía aún no descarta: la del posible ajuste de cuentas.

Con respecto a esta última posibilidad, fuentes del Departamento de Investigación Criminal de Paiján (Depincri) precisaron que, de acuerdo con el testimonio de algunos informantes, Cortés habría estado involucrado con una banda de extorsionadores, y su función dentro de la banda habría sido la de cobrar los cupos. No obstante, más de un agricultor de La Mensajera mencionó que el joven era muy servicial con todos. Uno de ellos comentó: "Le pedíamos por favor que vaya a comprarnos algunas cosas y él accedía con gusto, nunca decía que no; es más, no parecía un chico problema, al contrario, se le veía tranquilo".

LOS ÚLTIMOS QUE LO VIERON

Tras las diligencias de ley, los restos de José David Cortés Cachi fueron llevados a la morgue de Ascope, donde quedaron internados. En ese lugar, sus parientes rompieron en llanto al verlo y comprobar que, en efecto, se trataba de él.

Su acongojada hermana contó que la última vez que hablaron fue el domingo. "Me llamó y me dijo que empecemos con los preparativos para el cumpleaños de nuestra madre; quería que vayamos a Lima a celebrar... Pero todo acaba de irse al diablo por culpa de aquellos hombres", expresó, y luego, con el rostro visiblemente marcado por las lágrimas, y la voz a punto de quebrársele una vez más, dijo que espera que la muerte de su hermano no quede sin castigo.

Vale mencionar, por último, que la última vez que Cortés fue visto con vida fue a eso de las 2:30 p.m., en un paradero de motos en Paiján. Sus compañeros recuerdan que, a esa hora, dos hombres abordaron su unidad y le pidieron que los lleve a La Mensajera (¿acaso tenían la intención de "centrarlo"?). Uno de aquellos individuos era de contextura gruesa; el otro era de talla baja. Por ahora la policía interroga a los testigos para obtener más información sobre ellos. El caso es investigado por el personal del Depincri. Satelite

Comentarios