Sicarios Balean en fiesta de cumpleaños

Sicarios Balean en fiesta de cumpleaños
Una infernal balacera se desató en una reunión realizada al frente de una iglesia, en La Esperanza. Los asistentes a la fiesta de cumpleaños, vivieron la peor de sus pesadillas la madrugada del domingo. En medio de la celebración, dos sicarios irrumpieron dentro del inmueble y dispararon contra los asistentes. El cruel atentado acabó con la vida de una joven vendedora de la ‘Alameda del Calzado’ de la avenida España y dejó a 3  muchachas heridas, una de ellas de solo 15 años.

El último sábado la familia Chafloque Rojas organizó una fiesta en su casa, ubicada en la manzana W, lote 29, del asentamiento humano Las Palmeras, en La Esperanza. Ellos  celebraban el cumpleaños de uno de sus integrantes e invitaron a vecinos y amigos a la reunión. Toda la noche se desarrolló con normalidad y nada les hizo presagiar que la cita terminaría en una terrible tragedia.

Los invitados bailaban y compartían botellas de cerveza. Pasada la medianoche también decidieron participar en un Palo Cilulo que habían armado fuera de la casa. Lo hicieron al son de la música pero no se percataron que dos sicarios los acechaban a pocos metros. Aprovechando que todos estaban distraídos por el baile y la música, los asesinos se acercaron corriendo, y cuando estuvieron frente a la multitud, desenfundaron las armas que llevaban al cinto.

Sin mediar palabra alguna, empezaron a disparar como locos contra todos los invitados. No les tembló la mano y jalaron del gatillo una y otra vez, descargando una lluvia de balas contra los presentes. Los invitados sumidos en el pánico corrieron por sus vidas y buscaron refugio dentro de la casa. Los criminales los siguieron y desde la puerta de la vivienda continuaron disparando hasta vaciar sus cacerinas.

Una vez que se quedaron sin municiones, huyeron del lugar y se perdieron entre las oscuras y polvorientas calles de Las Palmeras. Cuando todos pensaron que lo peor había pasado, se percataron que una de las asistentes se encontraba tendida en el piso, sobre un charco de su propia sangre. Gritos de dolor retumbaron toda la casa, otras tres muchachas habían sido alcanzadas por las balas.

BAÑO DE SANGRE
Las cuatro muchachas fueron identificadas como Nataly Estefany Alayo Haro (24), Ruth Antonela Tuestas Gutiérrez (21), Flor Idalia Sánchez Cerna (15) y Jeany Bladimir Villacorta Sandoval (21).
Quien llevó la peor parte fue Nataly Alayo, pues recibió tres impactos de bala, uno en la pierna, otro en el bazo y el último, el más letal, le atravesó el pecho y se alojó en sus entrañas. Por otro lado, Tuestas Gutiérrez recibió un impacto en la pierna izquierda,  a Sánchez Cerna le cayó en las nalgas y a Villacorta Sandoval en el brazo derecho.

Con su vida pendiendo de un hilo, Nataly Alayo, a duras penas fue subida a un vehículo por su pareja, Juan Carlos Chacón Roca (26) y otro de los asistentes de la fiesta. Pero el destino de la muchacha ya estaba escrito y murió camino al hospital, debido a las graves heridas que tenía y toda la sangre que había perdido. La bala que le impactó en el pecho, habría comprometido órganos vitales. Los médicos de emergencia solo se limitaron a certificar su muerte. En tanto las otras tres chicas heridas fueron atendidas y puestas en observación.

Chacón Roca y otros dos asistentes sólo fueron rozados por las balas. Ellos fueron identificados como Vanessa Soledad Chafloque Rojas (26), dueña de la casa donde se realizó la fiesta y Orlando Wilmer Castillo Cruz (43).

QUISIERON MATAR
A SU PAREJA
Una de las hipótesis que se maneja, es que el verdadero objetivo de los sicarios fue Juan Carlos Chacón Roca. Los criminales, quienes según testigos, fueron dos chiquillos de 16 años aproximadamente, apenas lo tuvieron en la mira dispararon contra él, pero como todos los invitados corrieron a salvar sus vidas, él habría aprovechado la confusión para ponerse a buen recaudo.

Cuando los sicarios siguieron a Chacón hasta la puerta de la casa, fue su pareja, Nataly Alayo Haro, quien se interpuso entre los cañones de las armas y él, para evitar que lo maten. Al ver que no pudieron eliminar a su objetivo, los asesinos se dieron a la fuga. La policía sospecha que se trataría de un ajuste de cuentas y aún se desconoce el motivo.

Según Rosa Rojas, madre de Juan Carlos Chacón, contó que su familia se había reunido para celebrar el cumpleaños de su yerno y no sabe por qué los chiquillos dispararon contra los asistentes. Contó, además, que su hijo y Nataly convivían desde hace un año y tenían más de ocho años de relación.

Aseguró que su hijo es chofer y no tiene enemigos ni mucho menos habría recibido alguna amenaza.
El departamento de Investigación Criminal Norte está a cargo de las investigaciones y ya están en busca de los asesinos. Satelite

Comentarios