Temor en Trujillo por posible liberación del Gringasho

Temor en Trujillo por posible liberación del Gringasho
Alexander Manuel Pérez Gutiérrez, ‘Gringasho’, cumplió 21 años el domingo y, según la norma con la que fue procesado y condenado en 2012, debe salir ya de la cárcel de Piedras Gordas, en donde se encuentra recluido, pese a que se le impuso una sentencia de seis años y aún lleva cuatro. La norma en cuestión es el artículo 239 del Código del Niño y el Adolescente. 

A la letra, dicho apartado señala que “la medida (es decir, la condena) terminará compulsivamente al cumplir (el acusado) los 21 años de edad”. Debemos precisar, sin embargo, que el artículo 239 fue modificado en el 2013 por la Ley 30076, publicada en Normas Legales de El Peruano. 
El artículo 7 de la modificación suprime el detalle de los 21 años y deja intacta la primera parte, que estipula que “si el adolescente adquiere la mayoría de edad durante el cumplimiento de la medida, el juez prolonga cualquier medida hasta el cumplimiento de la misma”. 

Según este último inciso, así cumpla 21 años, ‘Gringasho’ no saldría de la cárcel sino hasta que termine su condena, es decir, en 2018. No obstante, la modificatoria, como ya mencionamos, es del 2013, y al sobrino del ‘Soli’ lo condenaron en 2012. Esto puede generar cierta confusión (y suspenso, cómo no), que puede traducirse en dos preguntas puntuales: ¿qué norma se usará para el caso del joven sicario, la del 2012 o la del 2013?, y ¿le corresponde salir o no?

APUNTA A LA CALLE 
Acudimos a dos expertos en derecho penal para tratar de esclarecer estas dudas. Uno de ellos, el abogado Alfredo Galindo Peralta, opinó que ‘Gringasho’ debe ser liberado de manera automática pues a él lo procesaron cuando el Código del Niño y el Adolescente aún no había sido modificado.

“El artículo 239 del Código decía entonces que los menores procesados debían salir en cuanto cumplieran los 21 años, y este es el caso del menor en cuestión. A él lo sentenciaron cuando todavía estaba vigente dicha norma, por lo que esta, pese a que después fue modifica, rige aún para él”, precisó. 

Galindo sostuvo además que hay un principio del derecho penal que señala que si una norma es modificada durante el cumplimiento de una condena, al recluido se le aplicará la que más le beneficie. 

“En el caso de ‘Gringasho’, la modificación del artículo 239 lo perjudicaría, pues tendría que salir cuando cumpla los seis años que le dieron. Por eso, por el principio del derecho penal, le corresponde aquella que más le beneficie, es decir, la norma anterior”. 

En resumen, según lo analizado por Galindo Peralta, ‘Gringasho’ debe de haber salido ya de Piedras Gordas porque su cumpleaños, como ya mencionamos, fue el domingo. Aquel día, la celebración para el joven procesado debe de haber sido doble, pues no solo apagó 21 velas: también habría recibido la noticia de su pronto regreso a casa. 

SE QUEDA 
Por su parte, el exdecano del Colegio de Abogados de La Libertad, Manuel Montoya Hernández, sostuvo que si bien ‘Gringasho’ fue juzgado antes de la modificación del Código, su liberación no sería automática. 

“Le aplica la ley que estaba vigente cuando cometió el delito porque esta no tiene efecto retroactivo –sostuvo–; sin embargo, su abogado debe seguir un procedimiento para solicitar que sea liberado. No hay que olvidar además que los menores tienen el derecho de retención de pena, que significa que pueden solicitar la semilibertad cuando hayan cumplido los dos tercios de la sanción que se les impuso. Esto está en el artículo 241, que dice que ‘el adolescente que haya cumplido con las dos terceras partes de la medida de internación, podrá solicitar la semilibertad para concurrir al trabajo o al centro educativo fuera del Centro Juvenil, como un paso previo a su externamiento”. 

Según lo señalado por Montoya, ‘Gringasho’ cuenta con dos opciones para salir: la de cumplir los 21 años de edad (lo que ocurrió el domingo), y la de cumplir cuatro años de reclusión, que son los dos tercios del castigo que le dieron. Para ambos casos, cumple con los requisitos, sin embargo, depende de su abogado solicitar que lo suelten, pero ¿lo hará? 

Al respecto, Montoya mencionó el caso de otro adolescente de iniciales A. G. Q. G., patrocinado suyo, que el 16 de junio del 2014 fue sentenciado a 30 meses de reclusión por el delito contra el patrimonio en la modalidad de extorsión.  

“En febrero, el menor cumplió dos tercios de la pena, es decir, 20 meses, por lo que ya podemos solicitar la semilibertad, previo pago de una reparación civil de 500 soles; pero él mismo me ha pedido que no lo saque aún porque en la calle lo pueden matar, y por eso no hemos procedido todavía”, explicó. 

En el caso de ‘Gringasho’, si bien ya le toca salir, es probable que, a solicitud de él mismo, aún no lo haga, porque debido a la cantidad de crímenes que cometió (la mayoría de ellos en agravio de bandas rivales), se ha ganado una infinidad de enemigos. No son pocos los que anhelan  verlo muerto. 

Hemos tratado de comunicarnos con su abogado para conocer qué ha decidido finalmente, pero, hasta el cierre de esta edición, no habíamos podido establecer contacto. Por ahora, nos queda la incertidumbre de saber si saldrá o no, o de si ya lo hizo. La ley, por lo que hemos visto, le favorece, de modo que, a estas alturas, todo depende de él, de su defensa y de la interpretación que hagan los jueces que vean el caso. Solo esperamos que, si ya se encuentra de nuevo en El Porvenir, las terapias de reinserción que ha recibido a lo largo de estos cuatro años hayan servido de algo. Satelite

Comentarios