Trujillo, Arrojan cuerpo a cementerio de hombre asesinado

De cinco disparos a quemarropa fue asesinado anoche un hombre de 38 años dedicado, según su familia, al perfilado de zapatos en una fábrica de El Porvenir. Los homicidas le dispararon a quemarropa en un lugar aún no esclarecido por las autoridades y luego lo arrojaron a un cementerio desde una mototaxi.

La policía identificó a la víctima como Cleyner Iván Gil Mendieta, quien vivía en la cuadra 9 de la calle Manuel de la Riva Agüero, en el distrito del calzado. Consuelo Mendieta, su madre, contó esta mañana, en entrevista con SATÉLITE, que la última vez que lo vio con vida fue a las 6 p. m., hora en que salió de su domicilio.

“Estábamos aquí, en la casa, cuando de pronto me dijo que iría a comprar una tienda que queda cerca –dijo la mujer–; se suponía que no tardaría, pero no regresó más”.

Horas más tarde, a eso de las 8:30 p. m., los vecinos que viven cerca del cementerio ‘La vida no vale nada’, en el sector Túpac Amaru (también en El Porvenir), vieron que unos hombres arrojaron un bulto desde una mototaxi.

Al acercarse, descubrieron que se trataba de un hombre que vestía un polo blanco y pantalón azul, por lo que de inmediato llamaron a la policía. Durante las diligencias en la escena del hallazgo, los especialistas del Ministerio Público constataron que le habían metido cinco balazos. Uno de los proyectiles le había caído a la altura del corazón y se asume que fue ese el que le causó la muerte.

Además, al revisar en sus bolsillos, encontraron los documentos que permitieron identificarlo: era, pues, Cleyner Gil. La noticia del cruel asesinato llegó poco después a oídos de su madre, quien estalló en lágrimas al enterarse lo que le había pasado a su muchacho.

Luego de analizar los hechos, la policía ha concluido que, tras salir de su vivienda, Gil fue raptado por los homicidas, que lo llevaron a un lugar desconocido y le dispararon, inducidos por lo que se cree fue una insaciable sed de venganza. Después decidieron abandonar el cuerpo en el cementerio.

Esta mañana, los restos de Cleyner Gil continuaban en la morgue; los deudos esperaban en los exteriores de este lugar para llevarlos a la casa del duelo. Se sabe que no deja hijos, pero convivía con una mujer en la casa de su madre. Satelite

Comentarios