Trujillo, De 4 balazos asesinan a chofer de colectivo

Trujillo, De 4 balazos asesinan a chofer de colectivo
Un hombre de 29 años, dedicado, según se supo, a trabajar como chofer, murió anoche luego de ser atacado a balazos por unos delincuentes, cuando esperaba en una avenida a la madre de su niña, con quien había acordado ir a comprar los útiles de la menor. Los criminales no le tuvieron piedad: le dispararon cuatro veces y desde una distancia corta.

Este nuevo caso de violencia ocurrió a las 8:30 p. m., en la cuadra 8 de la avenida Pumacahua, El Porvenir. Media hora antes, Jhon Antony Navarro Contreras, el agraviado, salió de su vivienda en el Alto Trujillo para ir a ver a su expareja, con quien tenía una niña. Había quedado con ella en ir a comprar la lista de útiles para el colegio.

Tras saludar a la mujer, aguardó a que esta termine de cambiarse. Se quedó en la calle esperando, recostado sobre su auto. Fue entonces que aparecieron los homicidas. Estos, al parecer, habían estado siguiendo sus pasos, y en cuanto lo vieron distraído, con la guardia abajo, decidieron actuar.

Según han referido algunos testigos (cuyos nombres se mantienen en reserva), los criminales se le acercaron disimuladamente y, al estar ya a escasos metros de él, desenfundaron sus armas y le dispararon.

Navarro ni siquiera tuvo tiempo para reaccionar. Una bala le perforó el pecho; otra, el abdomen; una más el muslo derecho; y la última, el antebrazo izquierdo. Tras presionar el gatillo, los homicidas desaparecieron. Navarro, en tanto, fue llevado al Hospital Regional por la madre de la menor.

La mujer, que aún estaba cambiándose cuando los asesinos abrieron fuego, salió presurosa al escuchar los disparos en la calle, y ni bien cruzó la puerta, vio a Navarro desangrándose sobre la pista.

Jhon Navarro llegó aún con vida al hospital, pero dejó de existir minutos después. Sus restos fueron internados luego en la morgue, donde continuaban esta mañana. Su familia ha optado, por ahora, no declarar a la prensa. El único que alcanzó a decir unas palabras fue su padre, quien mencionó que tenía una requisitoria por alimentos.

Navarro Contreras solía ganarse la vida como chofer de colectivo; cubría la ruta Trujillo – Otuzco. El caso es investigado por los agentes del Departamento de Investigación Criminal Este (Depincri). Satelite

Comentarios