Casa Grande: Mariscal Castilla y Los Jardines podrían quedar sin agua

Casa Grande: Mariscal Castilla y Los Jardines podrían quedar sin agua



Casa Grande. ¿Cuáles fueron los criterios que se consideraron para realizar una millonaria inversión en agua potable en una urbanización de Casa Grande en vez de hacerlo en Curgos (Sánchez Carrión), el distrito más pobre del país que también pertenece a la región La Libertad?. Esa es la interrogante que surge luego de conocer que los pobladores de la Urb. Mariscal Castilla de Casa Grande se niegan a hacer uso, desde hace dos años, de la millonaria obra de agua que el Estado priorizo en esa zona.

Con bombos y platillos iniciando el 2015, Casa Grande se vistió de fiesta para recibir al entonces presidente de la republica Ollanta Humala, quien junto al ministro de Vivienda, Construcción y Saneamiento de aquel año, Milton Von Hesse, inauguraron un paquete de obras de agua y saneamiento cuya inversión superaba los 33 millones de soles. Parte de este paquete fue la construcción del sistema de agua potable y alcantarillado para la urbanización Mariscal Castilla. Sin embargo, hasta la fecha esta obra nunca ha sido usada.

Ya han pasado casi dos años y la obra de agua que cuenta con el tendido de las redes, un pozo implementado con sistema de bombeo y un reservorio; no es usada debido a que los vecinos no conectan sus instalaciones domiciliarias a esta nueva red, convirtiendo la obra ejecutada en el período del ex alcalde Alejandro Navarro Fernández, en un elefante blanco.

“La obra técnicamente está preparada para abastecer a la población, pero en esta gestión no hemos podido hacer las pruebas ni ponerla en funcionamiento porque los vecinos no se han conectado”, detalló el gerente de obras de la comuna, Freddy Chomba Cabrera.

Por su parte, los moradores del sector Mariscal Castilla se mostraron reacios a conectar sus instalaciones domiciliarias a la nueva red debido a que hacen uso de un sistema antiguo mediante el cual la agroindustrial Casa Grande brindaba el servicio de agua al que, hace más de 40 años, era el campamento obrero de sus trabajadores.

Sin embargo, ante el anuncio del retiro de la bomba por parte de la agroindustrial han pedido plazo hasta el 14 de noviembre para hacer sus conexiones. “Nosotros queremos seguir abasteciéndonos del agua que da la empresa, pero si van a retirar la bomba algunos vecinos se conectaran al nuevo sistema y otros no quieren porque no sabemos cómo funcionará esta obra”, detalló el alcalde vecinal Elfer Guarniz.

Al parecer la resistencia a conectarse es que los vecinos deberían pagar por este servicio tal como se hace en cualquier parte del Perú.

Asimismo, la agroindustrial manifestó que el abastecimiento de agua a la población no se encuentra dentro de sus competencias y que de continuar brindando este servicio contraviene las normas vigentes que delegan a los gobiernos locales la responsabilidad de dotar de saneamiento básico a sus pobladores.

Además, se ha sostenido una reunión con los dirigentes vecinales para explicarles la necesidad de que reciban un buen servicio por parte de la entidad competente. “Nos llama la atención que los moradores permitan que una inversión millonaria se pierda por falta de uso. Vamos a retirar la bomba porque necesita mantenimiento, pero no se va a volver a colocar porque el sector cuenta con una obra para este fin”, detalló la gerente legal de la agroindustrial Casa Grande, Rocío Aquize Díaz. Redacción: LaIndustria

Comentarios