INFLAMACIÓN DEL CUERO CABELLUDO EN EL BEBÉ TRAS EL PARTO (CAPUT SUCCEDANEUM)

254Son pocas las mujeres que describen la experiencia del parto como algo fácil y rápido. Sin embargo, hay algunos partos que son especialmente difíciles y duros y estos pueden ser causa de un conjunto de problemas de salud tanto para la madre como para el bebé que va a nacer.

El caput succedaneum o simplemente “caput” se define como una inflamación difusa (pues no tiene márgenes definidos) del cuero cabelludo del bebé que se forma debido al trauma que experimenta en el proceso del nacimiento por vía vaginal.

El caput succedaneum afecta generalmente a la parte de la cabeza que inicia la salida durante el parto, aunque también se puede presentar en cualquier parte del cuero cabelludo y se palpa como una masa suave y esponjosa.

El edema (inflamación) cruza las líneas de sutura de los huesos del cráneo y puede involucrar un área amplia o puede ser algo pequeño como del tamaño de un huevo.

Los factores que pueden predisponer a este problema incluyen los siguientes:

  • Primer embarazo

  • Desproporción céfalo-pélvica (se encuentra desproporcionado el tamaño de la cabeza del bebé con el tamaño de la pelvis de la madre), baja estatura de la madre, anomalías de la pelvis materna. Mientras más pequeña es la pelvis, mayor será la presión que se ejerza en la cabeza del bebé durante la labor de parto.

  • Ruptura temprana de la bolsa amniótica (ruptura de membranas). Las membranas protegen al bebé en el momento del parto, pero si se rompen muy temprano, el bebé no contará con esta protección durante el proceso del parto.

  • Labor de parto prolongada o demasiado rápida.

  • Oligohidramnios (disminución del líquido amniótico que rodea y protege al bebé durante el embarazo).

  • Uso de fórceps o de ventosa fetal (para ayudar a sacar al bebé). Cuando se utilizan estos métodos, existe una mayor posibilidad de que el bebé presentara caput succedaneum. Aunque esto no significa un daño prolongado o serio para el bebé, si pueden poner un poco más de presión en la cabeza que da como resultado hinchazón.

  • Bajo peso del bebé o que sea muy prematuro.

  • Macrosomía del bebé (bebé de gran tamaño).

  • Anomalías fetales.


Sin embargo, un caput succedaneum puede formarse antes o después del parto aun cuando no se pueda identificar ningún factor de riesgo. En ocasiones se ha podido identificar, por medio del ultrasonido, desde la semana 31. En este caso generalmente está asociado a rotura prematura de membranas o disminución del líquido amniótico.

SÍNTOMAS

Tras el nacimiento, la cabeza del niño presenta una deformación evidente, pero esta empieza a disminuir inmediatamente y por lo general ha desaparecido al cabo de unos cuantos días.

SIGNOS Y EXÁMENES

El examen físico confirma si la inflamación es un caput succedaneum. Al presionar el médico firmemente con un dedo la zona inflamada es la forma más sencilla para detectar el edema característico del caput. No se requiere de ninguna otro examen.

TRATAMIENTO

No se requiere de ningún tratamiento y nada más debemos observar al bebé puesto que el caput succedaneum sana de manera espontánea en unos pocos días.

El bebé puede estar irritable (lo que es entendible) y quizás requiera algún analgésico para el dolor de cabeza. Es recomendable moverlo lo mínimo posible en los primeros días.

PREVENCIÓN

Un adecuado cuidado prenatal y buen manejo del trabajo de parto pueden reducir las posibilidades de este problema menor, pero la formación de un caput succedaneum a menudo es impredecible e inevitable.

Referencia: Infogen.org.mx

Comentarios