Azucarera de Casa Grande paralizará labores por tres meses debido a sequía

Azucarera de Casa Grande paralizará labores por tres meses debido a sequía
Por lo general en la empresa Casa Grande se paralizan labores un promedio de 45 días para que se le de mantenimiento a la maquinaria que procesa la caña de azúcar. Sin embargo, este año se anuncia un cierre de 90 días debido a que la sequía ha afectado los campos de cultivo de caña de azúcar.

Durante su discurso de fin de año, uno de los funcionarios de la agroindustrial salió a brindar estas declaraciones que han generado desconcierto en la masa trabajadora.

“Estamos en el año de la sequía y nosotros no nos vamos a escapar de eso. Los amigos de campos nos lo puede relatar, no obstante lo vamos a superar”, comentó el subgerente general de Casa Grande, Antonio Aznar López durante su disertación por fin de año.

Además, reconoció el trabajo a la masa trabajadora durante todo el 2016 y espera que continúe igual o mejor para el 2017. “Aprovechemos que estamos en unos días de felicidad para hablar de lo positivo, pueden acudir a mi oficina que siempre los escucharé”, manifestó.

La ‘parada’ como se le conoce tradicionalmente en el distrito azucarero se da entre los meses de abril y quincena de mayo, pero este año irá hasta el mes de junio porque varias hectáreas de cultivos de caña se han estropeado por la falta de agua.

Según el ambientalista de la Universidad Nacional de Trujillo, Carlos Bocanegra García la situación que se vive en el valle Chicama es bastante crítica por la falta de lluvias en la parte alta del río.

“De hecho que esto va a afectar a todas las empresas, pero más seguramente a los pequeños agricultores que viven de lo que siembran. El Gobierno Regional La Libertad debe tomar cartas en el asunto para proteger a los pequeños”, explicó.

Otro de los puntos que apuntó el especialista es que así venga el agua, los sembríos ya se afectaron porque durante semanas no se les brindó el riego respectivo.

Asimismo, Bocanegra García manifestó que el agua de uso poblacional es otra de las preocupaciones, puesto que durante los últimos 5 meses la napa freática se ha mantenido inestable. “El acuífero que sostiene la napa freática empieza a descender y eso me preocupa. Se tiene que hacer un análisis bastante profundo”, acotó.

Para el electo presidente de la Junta de Usuarios del Valle Chicama, Jorge Alva Moya, la situación es clara y si viene agua se tiene que atender a los agricultores cuyas cosechas están por perderse. “La empresa de alguna manera puede subsistir porque tiene una represa, a lo cual puede aguantar un poco esta prolongada sequía”, manifestó.

Vale precisar que 30 mil hectáreas de cultivo pertenecen a la empresa Casa Grande y cuenta con 3 mil trabajadores. LaIndustria

Comentarios