¿UNA GESTANTE PUEDE TENER UN TEST DE EMBARAZO NEGATIVO?

Sí. Los test de embarazo casero detectan hCG (hormona gonadotropina coriónica humana), que es una hormona presente en la sangre y orina de las mujeres embarazadas.

Tras la implantación, entre siete y nueve días tras la concepción, la hCG que ha sido segregada por el huevo fecundado llega a la sangre.

La mayoría de los test de embarazo de venta en farmacias suelen dar positivo en orina a los 15 días de la fecundación. Estos test suelen tener una sensibilidad de entre 25 y 50 mUI/ml, ES DECIR, HASTA QUE LA ORINA NO ALCANCE A TENER 25 MUI POR ML DE HCG, EL TEST NO DARÁ POSITIVO. Por ello se recomienda hacer la prueba después del retraso de la menstruación. Si el resultado es negativo pero la menstruación no aparece, no es definitivamente negativo, y se debe repetir el test a los cinco o seis días para confirmar el resultado correcto.

Si una muestra de orina está demasiado diluida puede no contener un nivel representativo de la hormona gonadotropina coriónica. Por esta razón, para no obtener un resultado falsamente negativo, se recomienda realizar la prueba con la primera orina de la mañana, que presenta mayor concentración de la hormona gonadotropina coriónica.

Si la utilización del test no es la correcta pueden darse también errores de resultado. Siempre se debe leer detenidamente el prospecto que contienen todos los test de embarazo y seguir las instrucciones. Mojar la parte del test correcta, exponerlo a la orina el tiempo necesario… son algunas de las cuestiones que no debemos descuidar.

Comentarios