Huaico llegó hasta el centro de Trujillo

Huaico llegó hasta el centro de Trujillo
Como en 1998 las aguas de la quebrada de San Idelfonso rebalsaron llegaron hasta el centro de la ciudad de Trujillo alarmando a los pobladores.

Las aguas avanzaron desde el distrito de El Porvenir cruzando Mampuesto. Florencia de Mora, la avenida Miraflores y llegando hasta el centro histórico de Trujillo.

Los pobladores que se encontraban por el centro de Trujillo se alarmaron por las aguas del huaico que avanzaron por el jirón San Martín y llegando por la avenida España. Las aguas trajeron botellas y basura.

Las aguas también inundaron la avenida Santa y América Norte. El tránsito vehicular tuvo que desviarse para evitar ser arrastrados por el huaico.

INUNDADO. Las aguas también llegaron por el Complejo Mansiche y Coliseo Cerrado Gran Chimú. Pequeños ríos de agua se formaron por las calles producto de las aguas de la quebrada San Idelfonso.

Las aguas continuaron avanzando llegando hasta el distrito de Víctor Larco Herrera.

Luego de 19 años -y como si la lección no hubiera sido aprendida- los embates de la naturaleza toman por asalto las principales calles de Trujillo tras el desborde de la quebrada San Idelfonso (distrito El Porvenir) que trajo consigo una enorme avalancha de lodo.

Las intensas lluvias que desde hace pocos días azotan varias zonas de la región liberteña han terminado afectando las vías de las provincias costeras de esta parte del país: Trujillo, Ascope, Chepén, Pacasmayo y Virú.

LA RUTA DEL HUAICO. Las aguas con lodo avanzaron desde el distrito El Porvenir cruzando el cementerio de Mampuesto, el distrito de Florencia de Mora, luego la avenida Miraflores en Trujillo y llegó hasta el centro histórico.

Desesperados -y por precaución- las personas que transitaban por las calles trujillanas empezaron a tomar un solo rumbo dirigiéndose a las calles del distrito Víctor Larco Herrera.

Sucede que las aguas recorrieron varias calles del centro histórico, como el jirón San Martín y llegando hasta la avenida España, provocando que las veredas y pistas se tornen intransitables.

Pero también llegaron más allá, hasta la entrada a Buenos Aires.

LAS CIFRAS. De acuerdo a fuentes de la Subgerencia Regional de Defensa Civil, a la fecha existirían más de 6,600 damnificados y más de 7,600 personas afectadas.

Además, 1,117 viviendas terminaron colapsadas, 43 de ellas son inhabitables y más de 1,700 sufrieron algún daño.

Hay 6 colegios afectados y 11 colapsados; mientras que 20 establecimientos de salud también sufrieron afectación.

En cuanto a carreteras, cerca de 40 kilómetros sufrieron daños, y cerca de un kilómetro de vía rural también fueron dañadas por las lluvias.

Al respecto, el subgerente regional de Defensa Civil, César Florez Corbera, remarcó que desde 1998 no se vivía un Fenómeno El Niño de esta magnitud.

Hasta se atrevió a decir que la afectación de ahora podría ser peor que la de hace 19 años.

“Por eso debemos estar preparados y conscientes de ellos, todo la zona costera de la región ha sido afectada”, sostuvo el funcionario.

EL DRAMA. En el distrito de Laredo, el llanto desconsolado de María Torres Polo (48) al ver su casa de adobe derruida por causa de las intensas lluvias, grafica el calamitoso momento que viven miles de personas en diferentes partes de la región liberteña.

Es que los embates del Fenómeno El Niño (FEN) han causado, al menos durante los dos últimos días, una serie de daños materiales, centenares de damnificados y enormes inundaciones de sembríos, calles y carreteras.

LA ESPERANZA. En el distrito La Esperanza el sector más afectado fue Santa Verónica, cuyos habitantes vieron como sus viviendas colapsaron tras la caída de intensas lluvias.

Según dio a conocer el alcalde de dicho distrito, Daniel Marcelo, son más de 100 inmuebles dañados.

Maquinaria y personal de la comuna de La Esperanza se encuentran trabajando para retirar el aguas de las casas afectadas.

EL PORVENIR. En tanto, en el distrito El Porvenir, lugar desde donde se activó la quebrada San Idelfonso y cuyas aguas con lodo pasaron por Trujillo y llegaron hasta Víctor Larco, se registran más de 350 familias damnificadas y cerca de dos mil personas afectadas.

Algunas calles, además de soportar el huaico, sufrieron el colapso de desagües, uno de ellos, ubicado en la avenida Pumacahua.Correo

Comentarios