Río Chicama se desbordó e inundó vía y sembíos

Río Chicama se desbordó e inundó vía y sembíos
Al menos diez kilómetros de la carretera que une a las provincias de Ascope y Gran Chimú en La Libertad fueron inundados por las aguas del río Chicama, que se desbordó a la altura del anexo de Roma, en el distrito de Casa Grande, y siguió hasta llegar a la zona conocida como San Ramón.

El agua impidió el paso de algunos vehículos. Solo se atrevieron a cruzar la vía, arriesgando sus vidas, conductores de camiones y camionetas. Un grupo de vecinos tuvo que pasar la carretera a pie.

“Desde el Fenómeno de El Niño de 1998 no veíamos esto. No sé qué han esperado las autoridades para hacer algo y evitar esta desgracia”, comentó un poblador que debió bajarse de su motocicleta para poder cruzar la carretera.

Varias áreas de cultivo también se vieron afectadas por las aguas. El alcalde distrital de Chicama, Fremio Olivares, dijo que las lluvias que cayeron sobre Ascope el lunes activaron todas las quebradas de la provincia. “Hay dos granjas que también han sido arrasadas por las aguas”, añadió.

Hasta las 4 p.m. de hoy, el agua ya había llegado hasta Chiclín, anexo del distrito de Chicama (Ascope).

La autoridad edil, además, responsabilizó al Ministerio de Agricultura y al Proyecto Especial Jequetepeque Zaña (Pejeza) del desborde del río Chicama. “Nunca los alcaldes distritales [de Ascope] fuimos convocados por ellos para coordinar acciones de prevención. Las zonas que nosotros reforzamos no se han desbordado”, expresó.

No obstante, según un informe del Ministerio de Energía y Finanzas (MEF), los gobiernos locales de las regiones Lambayeque, Ica, Piura y La Libertad solo ejecutaron el 64,4%, 67,5%, 68,2% y 76,6%, respectivamente, de su presupuesto destinado a mejorar la atención de emergencias.

Temor en Trujillo

En la provincia de Trujillo las lluvias tampoco han cesado. El distrito de Laredo, ubicado al noroeste de la capital liberteña, sufre hoy una incesante lluvia y según representantes del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (Coer), se ha activado la quebrada de San Carlos y ha inundado varias hectáreas de sembríos.

Ante esta situación, el Coer también ha alertado sobre una posible activación de las quebradas de San Ildefonso y León, también en Trujillo. En el fenómeno de El Niño de 1998, estas quebradas se activaron e inundaron gran parte de la ciudad. ElComercio

Comentarios