Trujillo: Advierten riesgo de brote del cólera por falta de agua

Trujillo: Advierten riesgo de brote del cólera por falta de agua

Han transcurrido catorce días desde que Trujillo soportó el sétimo huaico tras el último desborde de la quebrada San Ildefonso, y diversos sectores de la ciudad aún padecen los estragos de los deslizamientos que han sumido a miles en el caos y la desesperación.

Uno de ellos, quizás el más afectado de todos, es Río Seco, en El Porvenir. Sus calles son el reflejo de la magnitud de la desgracia. En ellas, el lodo se mezcla con la basura. Las aguas servidas de los desagües colapsados se empozan en cada esquina, mientras la población camina despreocupada sin medir el riesgo al que se expone. Para colmo de males, aquí nadie tiene agua.

Todas estas condiciones desfavorables para la salud podrían desencadenar en un brote de males infectocontagiosos que pondrían en jaque a la urbe. Según explicó el reconocido epidemiólogo Pedro Díaz Camacho, los casos de diarreas agudas presentados en el distrito zapatero podrían ser el precedente de un brote del cólera.

“Estamos en la fase posaguda de la inundación que afectó a Trujillo, todavía hay localidades como la zona de Río Seco en la que no hay agua potable, a esto se suma que los residuos sólidos no los recogen y hay lodo”, dijo.

“Todo esto conduce a un brote epidémico del cólera. El Vibrio cholerae (bacteria del cólera), cuando tiene las condiciones como las que se han presentado donde no hay agua, hay basura y lodo, puede emerger lamentablemente como riesgo potencial un brote epidémico del cólera”, alertó.

Tras cuernos...

El especialista indicó que al no contar con saneamiento básico desde hace varias semanas, la población porvenireña también está altamente expuesta a contraer hepatitis tipo A y a enfermedades respiratorias agudas.

“¿Cómo se les pide que se laven las manos si no tienen agua ni para tomar? Todos están expuestos a enfermedades diarreicas agudas por la contaminación de alimentos y también de hepatitis A”, declaró.

Explicó que la Gerencia Regional de Salud (Geresa) debe implementar un sistema de vigilancia de diarrea aguda, “por lo menos dos días a la semana”, a fin de que todos los pacientes que presenten estos síntomas puedan recibir una revisión médica y descartar el cólera.

“Cuando uno padece de cólera, una diarrea tiene el volumen de dos litros. Con tres diarreas, el paciente se quedó sin líquido y puede ocasionar la muerte”,
afirmó.

No hay respuesta

Por su parte, el alcalde de El Porvenir, Paúl Rodríguez Armas, criticó el accionar de las autoridades de Salud aduciendo que no han atendido el pedido presentado hasta en cuatro oportunidades por su despacho para evitar un brote de diversos males en el distrito.

Contó que el 15 de marzo, después del primer huaico, enviaron una solicitud al gerente regional de Salud, Víctor Alvarado Cáceres, para que intervengan
activamente en su jurisdicción y ejecuten acciones de prevención a fin de reducir los riesgos que afecten la salud de los pobladores.

“Hemos reiterado ese pedido una semana después, hemos solicitado que se fumigue, pero la respuesta de las autoridades ha sido muy débil. Algunas personas han tenido complicaciones con enfermedades a la piel como la celulitis y osteomilitis; también con males respiratorios y diarreas agudas. Esperamos que no haya un brote del cólera por el desabastecimiento de agua y por la presencia de aguas servidas producto del colapso del alcantarillado”, sostuvo. LaIndustria

Comentarios